Make your own free website on Tripod.com

ENSAYO "EL CANTO ES FOLKLORE"

Esta sección contiene un breve ensayo sobre el verdadero
significado del empleo de los cantitos en el ámbito del fútbol.

El cantito (o cántico) de la hinchada es una de las expresiones populares más espontáneas y emotivas que puedan existir.

Comenzó hace muchísimos años como manifestación de alegría tras la obtención de un gol. Después, y acompañando los procesos de transformación social, fue convirtiéndose en "la música" del fútbol local, distinguiendo a nuestra afición de la del resto del mundo (aunque cabe aclarar que los ingleses se jactan -no sin razón- de ser los verdaderos precursores del aliento en las tribunas).

Desde los años 70, con la proliferación de barras bravas, las banditas de aficionados amigos o los grupos de fanáticos organizados, los cantitos comenzaron a ser "patrimonio" de estos grupos, ayudando de alguna manera a organizar y guiar el aliento. Todos sabemos que son ellos los que inventan (planificada o espontanemanete) los cantos y los que entonan sus primeras estrofas para que todo el público los acompañe. Aquí radica una importante diferenciación con las hinchadas de otros países, donde existen líderes con megáfonos o altavoces (casos Italia y España, entre otros) que "dirigen la batuta" casi en forma personal.

Estudios sociológicos, psicológicos y antropológicos indican que la mayoría de estas manifestaciones musicales, lejos de ser generadoras de violencia, actúan como refuerzo de la identificación con la divisa, desahogo emocional, expresión de un sentimiento (alegría, bronca, tristeza) para con los jugadores y afirmación de la masculinidad, el poder y "el aguante", entre otras cosas. De todas formas, está aceptado que, bajo determinadas circunstancias personales (droga, alcohol, etc.) y sociales (conmoción, tensión, guerra, desinformación), algunos cánticos pueden ser potenciadores de la inminente agresión física. Pero aún hoy el espectador medio entiende y hace uso del canto como una de las formas más humanas de expresión.

Exito, popularidad, creatividad

Capos de la música, entre los que podemos contar a Víctor Heredia, Ignacio Copani y Andrés Calamaro, y líderes de las bandas de rock más importantes de Argentina, se han referido a los cantitos de las hinchadas con gran simpatía. El mismo Andrés Calamaro ha manifestado que llegar a escuchar la libre interpretación de una melodía suya en las tribunas es una emoción mayor que la de ganar un premio "Grammy".

Es más, recuerdo a un profesor de Facultad de Ciencias de la Educación y la Comunicación Social de la Universidad del Salvador decía algo así como: "Más allá de su contenido, el cantito es un grato medio de liberación y un importante estímulo a la creatividad".

Y vaya si lo es... En los últimos años, la hinchada de Defensor ha recuperado su protagonismo en el aliento y la entonación de cantos, pero principalmente en la creatividad, diferenciándose claramente de las hinchadas de otros cuedros que se limitan a copiar los cantitos de las hinchadas argentinas.

Se puede afirmar que en otra época, algunas de las hinchadas más creativas en Argentina eran las de San Lorenzo, Tigre y Unión de Santa Fe, y el "modus operandi" de la difusión del cantito entre sus parciales consistía (en San Lorenzo consiste) en la distribución de volantes con las estrofas impresas para que rápidamente todos se aprendan la letra.

Por supuesto que el 99% de los cantos están basados en temas populares o melodías archiconocidas por el aficionado medio y muchos de ellos se repiten a través de las décadas como si continuase siendo el "hit" del verano.

Si de preferencias hablamos, el hincha de Defensor muestra una tendencia al gusto por los cantitos largos y no por los cortos y repetitivos.

Y en cuanto al perfil del "cantante" no existe una caracterización definida. En un estadio casi todos se quitan los prejuicios y alientan por igual, aunque la banda y los hinchas más jovenes son más propensos a cantar que los simples espectadores.

 

Tipología

En una Lista de discusión sobre fútbol, varios integrantes conicidíamos en que los cantitos son parte del FOLKLORE y que entonados como una forma de alentar al equipo no tienen por qué conducir a la violencia física. Es más, muchos nos mueven a la risa.
Partiendo de este razonamiento, podemos tipificar a los cantitos según algunas de sus características y explicar qué significan o qué quieren significar.

1 - CANTITOS PUROS: Son realistas, identificatorios con la historia del club y con la camiseta. Su principal objetivo es el aliento simple y puro para los jugadores del equipo. Suelen carecer de agravios y resaltar las cualidades del equipo, aunque también existen los que relatan hechos o historias reales que poco tienen que ver con el aliento al equipo.

2 - CANTITOS IMPUROS: Son los que acentúan la rivalidad de un modo folklórico, descalificando al adversario con acusaciones sin fundamento real, distorsionando sus deficiencias o haciendo promesas de "guerras" que pocas veces se cumplen. Están cargados de insultos y epítetos fuertes. En su mayoría son inventados por los grupos de hinchas más fanatizados.

3 - CANTITOS INTERMEDIOS: Son los que mezclan características de los dos primeros tipos. Ejemplos:

1 - CANTITOS PUROS

Titulo de la canción original: "Suavemente " Autor: Elvis Crespo
Adaptación: Banda Marley

"La Violeta
la Viole
yo te sigo a todos lados
hoy no podes perder.
La Violeta
hay que ganar
y todos de la cabeza
vamos a festejar"

Es estricatamente de aliento, no ofende a ningún rival y no miente ni divaga. Además, describe cómo siente el hincha de Defensor. Tal vez su única impureza resida en eso de "todos de la cabeza" (relativo, pero aceptable) o "a todos lados" (no todos pueden ir a cualquier parte), pero es una voz de aliento sincera, de deseo, de alegría.

Titulo de la canción original: "Noche de calor" Autor: Fabulosos Cadillacs
Adaptación: Banda Marley

"El Tuerto es pasión, locuuura de mi corazón,
te sigo a donde vas y caaada vez te quiero mas.
Los técnicos se van, los juuugadores pasarán,
la banda quedará y nuuunca te va abandonar
Vamos Defensor que hay que ganar,
y todos de la cabeza, la vuelta vamos a dar"

Otro cántico muy realista tambien, sincero y de estricto aliento. 

El famoso

"La Violeeeeta, la Violé
la Violeta, la Violéééé
la Violeta, la Violéééééééé"

está entre los cantos más puros que esta hinchada suele entonar.

2- CANTITOS IMPUROS

Titulo de la canción original: "Vasos Vacios" Autor: Los Fabulosos Cadillacs
Adaptación: Banda Marley

"Danubio vos sos amargo
y yo te lo voy a explicar
si hace mas de diez años
que vos no podes festejar.
Sos alcahuete del manya
y alcahuete de nacional
y siempre vas a tener el mismo papá
Defensor!!!"

Este cantito es puramente folklórico. Describe una situación mentirosa, que simplemente hiere al rival y que poco tiene que ver con la realidad. Además, quienes lo entonan aseguran que Danubio es alcahuete de Peñarol y Nacional, hecho que simplemente es mentira ya que Danubio odia a Nacional y a Peñarol casi como nosotros.

3- CANTITOS INTERMEDIOS

Titulo de la canción original: "Hacelo Por Mi" Autor: Attaque 77
Adaptación: Banda Marley

"Yo soy vago y atorrante
soy hincha de Defensor
yo te sigo a todas partes
yo te quiero ver campeón.
Para dedicarle al bolso
y tambien a Peñarol
y a los putos de Danubio
la puta que los parió"

Este cantito, reune cosas de la realidad y de la fantasía. Si bien tiene mucho de verdad (hincha de Defensor, yo te sigo a todas partes, te quiero ver campeon) hay cosas que no estan legalmente comprobadas como la profesion de la madre de los hinchas de Danubio y es dudoso que les dediquemos el campeonaro a cualquiera de esos tres cuadros ya que primero nos lo dedicariamos a nosotros mismos.

Emocionantes y contagiosos

El carácter popular de los ritmos y melodías en los que se basan las hinchadas para crear sus cantitos hacen que la masa de aficionados pueda aprenderlos y recordarlos con gran facilidad. Además, la emoción que produce escuchar a coro a muchisimas gargantas juntas durante todo un encuentro de fútbol hace que cualquiera llegue a emocionarse de una manera muy especial.

Famosos bandas de rock, como The Black Crowes, Los Stones o Die Totten Hosen, y hasta los más exquisitos cantantes líricos que han acudido a canchas argentinas a presenciar partidos de primera división se han quedado muy asombrados por el entusiasmo del público y los incansables cánticos de aliento. Aliento contagioso, que hasta a los más fríos o serios puede conmover y contagiar.

Claro que está comprobado que el aliento popular tiende a aumentar o disminuir de acuerdo al rendimiento del equipo alentado. Sin embargo, tiende a sostenerse cuando una cuantas palmas y gargantas se resisten a dejar de alentar.

En Argentina... la AFA

Recientemente, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) ha iniciado una campaña en contra de la violencia en el fútbol, que incluye una serie de cortos comerciales invitando a la gente a evitar los cantitos agresivos (o impuros) dentro de los estadio. El slogan es algo así como: "No cantes lo que ellos (los barrabrava) dicen que cantes, porque cuando vos cantás 'los vamos a matar', ellos van y los matan".

Realmente es ésta una campaña en contra de la libertad de expresión más que en contra de la violencia. La AFA comete el error de dar "consejos" en un campo que le es ajeno: la psicología y la sociología. Cuando el verdadero quid de la cuestión reside en la falta de seguridad, el apañamiento de delincuentes por parte de los dirigentes, la corrupción de la policía y las mafias políticas, entre otras cosas, este organismo se concentra en boicotear la pasión de la gente, bombardeando con mensajes confusos y tendientes a reprimir los desahogos y las manifestaciones mas sanas y menos violentas del fútbol: los cantitos. Como bien decían algunos integrantes de un foro de discusión: si realmente fuera cierto lo que la AFA transmite con sus mensajes, todos los días habría miles de muertos y heridos en todas las canchas de fútbol, dado que cantitos impuros hay hasta en los países menos futbolereos del mundo.

La lucha contra la violencia debe concentrarse en cuestiones fundamentales: estudio profundo de la sociedad, mejoras en los organismos de seguridad, mejoras en la infraestructura de los estadios argentinos, mejoras en el control y manejo de los afiliados y adherentes de los partidos políticos, mejoras en la legislación y, fundamentalmente, atención a aquellas cuestiones comerciales que pueden ser generadoras de violencia, como por ejemplo el precio de las entradas, entre otras cosas.

Conclusiones

El aprovechamiento de la alegría que nos producen el canto y el aliento (sea éste puro, impuro o intermedio) es uno de los principales medios para evitar la canalización de tensiones por medios realemnete violentos. Si tratamos de concientizarnos que el canto de las canchas es tan sólo UNA MANIFESTACION DE ALEGRIA, DE APOYO AL EQUIPO y no una incitación a la violencia, la pasión seguirá subsistiendo y ho tendremos que preocuparnos en discutir si coartar o no nuestra libertad a expresarnos dentro de un estadio.

Podremos seguir cantando "Sooolo le piiiido a Dios... que se mueran todos los carboneroooos..." y no por eso estaremos blasfemando a Dios ni saldremos a matar hinchas de Peñarol entre los que puede haber familiares, lo que dificulta aun más que esa canción refleje un deseo verdadero.

Yo soy libre para cantar y expresar lo que desee en el ambito público. Si después el otro se siente injuriado y me quiere enjuiciar, que lo haga, para eso están los mecanismos legales, pero yo tengo el derecho a decir y cantar lo que sea.

El cántico popular es aliento, es canto, es desahogo, es pasión, es folklore.

"Vení, vení, cantá conmigo, que un amigo vas a encontrar..."