Make your own free website on Tripod.com

DECADA DEL 70

Con el transcurso de la década, iríanse incorporando los jugadores que conformarían el equipo campeón del 76, como iremos señalando al comentar los diferentes torneos. En el año 70 no hubo una actuación de destaque pero sí debemos señalar la actuación de un flaco longilíneo, Miguel Angel Leiva, que concreta 14 anotaciones, 4 de ellas contra Rampla Juniors en la última fecha.

En el 71 se incorpora a la Dirección Técnica el profesor José Ricardo De León, quien se transformaría en e conductor del proceso que llevaría a la conquista del Torneo Uruguayo. El comienzo no fue lo deseable que uno podría pedir en materia de resultados, pues se pierden los 5 primeros partidos, pero acorde a la política tradicional del club, se lo apoya y respeta en su cargo, confiados en el proyecto por él presentado y en el sistema de juego a desarrollar. A partir de la sexta fecha, donde se consigue un empate, el equipo permanece invicto durante 10 fechas, marcando tímidamente ya, un esbozo del gran equipo que comenzaría a constituirse. Se produce el debut de dos jugadores que conformarían el equipo campeón, ellos son: Omar "Gato" Mondada y Alfredo "Vasco" Cáceres cuyo golazo a Fénix en la primera pelota que tocó como recién ingresado en el segundo tiempo, seguramente permanece imborrable en la memoria de todos quienes esa tarde asistimos a esa dificilísima batalla que el equipo debió sortear en el año 76.

MONDADA 1972

No valió un campeonato, tampoco una clasificación, seguramente hubo y habrá goles mucho más importantes, quizás se gritó más el gol del "Pichu" a Nacional, los de Santelli a Peñarol o el Mirandazo del 87 que sé yo cual otro.
Pero aquellas moñas infinitas del "Piojo" Hernández a pocos minutos de culminar el partido frente, al por entonces Campeón Internacontinental -Nacional-, defendida su valla por un gran golero como "Manga", su posterior pase al medio y el ingreso del "Gato" Mondada para acariciar sutilmente la pelota efectuando un "sombrero" que depositó la pelota en las redes, tendrán un recuerdo eterno en mi memoria, junto a mis asombrados ojos de "purrete" entonces, y mi lugar en mi querida Amsterdam, observando como allá lejos, en la Colombes, se producía ese gol del "Gato" que nunca olvidaré.

Este año debutan en el primer equipo Rodolfo "Pichu" Rodríguez y Ricardo "Tato" Ortíz. La idea futbolística del "Profe" comenzaba a plasmarse en la cancha, se ganan los 4 primeros partidos y el equipo se mantiene invicto en las 7 primeras fechas y también en las últimas 6 del campeonato. El 75 marca el debut de Beethoven Javier marcando punta izquierda, siendo el remate del campeonato realmente espectacular, obteniéndose 7 victorias en las últimas 8 fechas. En la temporada 74 aparece marcando punta derecha, quien seria luego uno de los mas prestigiosos empresarios futbolísticos y figura ampliamente vinculada a la institución, Francisco "Paco" Casal. producen también los debuts de los futuros campeones: Freddy Clavijo, Rudy Rodríguez y Pedro "Pedrín" Graffign También corresponde señalar que se permanece invicto casi como una costumbre en las últimas 6 fechas del campeonato.

Ubicándonos ya en el 75, la actuación no fue la esperada, pero se siguen incorporando jugadores del equipo campeón produciéndose los debuts de Alberto "Bolo" Santelli, Ricardo Conde y Washington González.

1976, LA HISTORIA DE RODILLAS ANTE DEFENSOR.

El 25 de julio de 1976, se coronaba un esfuerzo comenzado mucho tiempo atrás, mediante una planificación y trabajo que nada dejó librado al azar, sino que fue cumpliendo paso a paso los objetivos planificados.

La fortificación deportiva, la consolidación económica, la formación de jóvenes valores, la construcción del estadio largamente soñado por don Luis, el regreso prometido del Profesor De León para culminar el proceso, un plantel experiente reforzado y asistido por una excelente preparación física y asistencia médica, una parcialidad que acompañó al equipo por todas las canchas de Montevideo y por fin, una Directiva que condujo con capacidad e inteligencia en momentos tan decisivos para la institución, hicieron posible la conquista.

La confianza era mucha, pero las dificultades a superar también. En el verano del 76 el presidente Ing. Julio G. Franzini afirmaba en un reportaje a un matutino montevideano: "Defensor jugará a ganar campeonatos en 1976". Esa frase, que pudo haber quedado perdida para quienes apoyados en 44 años de historia pensaban que era imposible que otra institución que no fuese Peñarol y Nacional podría acceder al título y que tarde o temprano las dificultades y condiciones desiguales de disputa del campeonato terminarían por doblegar a los esforzados violetas. Pero no quedó perdida para quienes creyendo en su trabajo y capacidad a lo largo de 22 arduas jornadas coronaron el esfuerzo ese 25 de julio de 1976 ante casi 15.000 personas en el estadio Luis Franzini. El devenir del tiempo trajo, por suerte, nuevos campeonatos cada vez en forma más continua y seguramente otros nuevos vendrán, pero ninguno tendrá el valor de aquel, por ser el primero, por quebrar 44 años de historia, por llegar a una meta que parecía casi imposible, por vencer obstáculos dentro y fuera de la cancha. El transcurso de los años nos dan una perspectiva más amplia de aquel título, y el tiempo transcurrido, en vez de opacar el brillo de aquella conquista la hace agigantarse cada vez más y transformaría en única a inigualable. También el tiempo permite una reflexión más amplia y serena de aquel logro.

Como ya dijimos previamente, todo se apoyó en un trabajo y planificación previa, pero también es necesario hacer mención a quienes escribieron paso a paso la historia del club. Desde los lejanos tiempos de la fundación, del amateurismo, de la desafiliación y re-afiliación, del profesionalismo, de cada partido, de cada jugada, de cada gol, de cada domingo de gloria o de tristeza, de cada dirigente, de cada jugador, de cada técnico o de cada hincha, cada uno de ellos construyeron un eslabón en esa cadena hacia el éxito

Repasando declaraciones de dirigentes de aquella época, era común que las expresiones pasaran por la necesidad de que ese éxito obtenido no fuera un logro aislado en el tiempo, sino que fuese un punto de partida para nuevos logros, marcando el inicio de una nueva época en el fútbol uruguayo. La obtención de los Campeonatos Uruguayos de 1987 y 1991, las Liguillas de 1976, 79, 81, 89, 91; la Liga Mayor de 1978, las 6 participaciones en la Copa Libertadores de América, la clasificación para esta última Copa Libertadores venciendo 2 veces a Peñarol en sólo 5 días, todo nos confirma que aquella hazaña inigualable del 76 no quedará aislada en la historia. A aquellos enormes campeones, sería muy difícil quizás encontrar palabras que expresen el profundo sentimiento y agradecimiento que sentimos hacia ellos. Quizás si, y tomándome el atrevimiento de pretender representar en mis palabras a todas y cada una de las personas vinculadas al club, decirles que su victoria nos marcó un camino, que su recuerdo es nuestro ejemplo y que cada nueva victoria estará alimentada por el fuego sagrado de aquella primera.

LIGUILLA 76

Cuando aún no se habían apagado los ecos de la brillante conquista del uruguayo, la obtención de la Liguilla Pre-Libertadores bajo la conducción técnica del chileno Andrés Prieto, confirmaría el potencial de aquel formidable equipo. El camino no fue fácil por cierto, pues a una derrota en la primera fecha, el equipo se sobrepuso con notable entereza, obteniendo luego 5 victorias consecutivas, anotando 16 goles en 5 partidos, goleando 2 veces en pocos días a Peñarol, con la importancia que la segunda goleada se produce en la final del torneo, ante un estadio colmado de público que asistía con pesar al vapuleo futbolístico a que fue sometido el equipo carbonero. Ya Cubilla no integraba el equipo, pero su puesto fue cubierto con notable eficacia por Rudy Rodríguez, quien había sido titular también en gran cantidad de partidos del Campeonato Uruguayo. Con una defensa transitando un momento excepcional de su carrera, un medio campo que agregaba a la lucha y el trajinar sin pausa de Ortiz y Graffigna todo el talento del "petiso de oro" José Gervasio Gómez, y un ataque devastador, donde a la eficacia ya mencionada de Rudy se sumaba un implacable "Pichu" Rodríguez por punta izquierda y por el centro Alberto Santelli, goleador implacable que anotaría 10 goles en 5 partidos, 4 de ellos a Peñarol repartidos en dos tantos en cada encuentro, el tránsito hacia la primera participación en la Copa Libertadores de América se terminó por concretar. Llegaba pues, el momento de ratificar a nivel internacional las grandes perfonmances del año 76.

COPA LIBERTADORES

El 31 de marzo de 1977, Defensor volvía a reeditar la paternidad ejercida sobre el elenco de Peñarol derrotándolo por 2-0 en el debut de nuestra institución en este certamen. Posteriormente grandes actuaciones ante los poderosos equipos de Boca Juniors y River Plate de la vecina orilla, confirmarían el gran nivel de nuestro equipo. En épocas en que solamente el primero del grupo obtenía la clasificación, parecía lógico que el Boca Juniors de millonario presupuesto, a quien conducía el pintoresco "Toto" Lorenzo o River Plate, también con rutilantes figuras en sus filas, varios de ellos luego campeones mundiales con Argentina en el año 78, obtuvieran el pasaje a la siguiente ronda. Sin embargo debieron sortear una dura lucha contra nuestro equipo.
El 14 de abril, ante un estadio Centenario con más de 40.000 personas, Defensor y Boca empataban 0 a 0. A falta de pocos minutos para finalizar el partido un cabezazo del "Pichu" Rodríguez contra el arco de la Amsterdam salió besando el poste del arco. El "Loco" Gatti, golero de Boca, acompañó la pelota haciendo "vista" y en declaraciones posteriores diría que su tranquilidad se debió a la seguridad de que la pelota se iría afuera. Varios años después seguimos pensando que cinco milímetros más acá y el "Loco" aún la estaría buscando entre las redes.
El 21 de abril en Buenos Aires, en la cancha de Huracán de Parque Patricios con un estadio repleto, Defensor y River Plate empataban 1-1, debiendo soportar nuestro cuadro uno de los peores arbitrajes a nivel de Copa Libertadores de América, y si aún los dos penales mal concedidos a River, atajado uno por Freddy Clavijo y desviado el otro, pudieron doblegar a nuestro conjunto. Como corolario, en el último minuto del partido un evidente penal a Santelli fue dejado sin sancionar por el árbitro Canessa. En esas condiciones, el empate obtenido tuvo sabor a hazaña.
Finalmente, Boca Juniors obtuvo la clasificación en el grupo, y su poderío quedaría luego demostrado al arrasar con cuanto título se presentase, culminando con la obtención de la propia Libertadores y de la Copa Intercontinental su brillante campaña.

La década del 70 nos depararía aún otra inmensa alegría, como fue la obtención de la Liguilla del 79, nuevamente en una final. Esta vez derrotando 1-0 a Nacional, con gol de Rodolfo "Pichu" Rodríguez, quien volvía a la titularidad en ese partido. El regreso del "Profe" De León luego de un breve pasaje, justamente por Nacional, conduciría a esta brillante conquista. A la solvencia de Clavijo en la valla se sumaba una excelente zaga conformada por Ricardo Conde y Beethoven Javier, a quien ya en el final de su carrera, el "Prole" le encontraría una ubicación en donde siguió demostrando su gran jerarquía. Los laterales eran ocupados por Pablo "Boniato" Forlán y Ricardo "Patachín" Meroni. En el caso de Forlán puso un broche de oro a su brillante y extensa campaña, consagrándose campeón en las Liguillas del 79 y 81. Meroni, por su parte, confirmó las excelentes condiciones que poseía. El mediocampo lo conformaban el "Tato" Ortiz, Abel Tolosa, Victor Púa y "Pete" Russo, y adelante Daniel Oddine y Rudy Rodríguez. Alternaron también Miguel Puppo y Rodolfo Rodríguez. Daniel Oddine anotaría frente a Peñarol, hecho que repetiría en las Liguillas del 80 y 81, en un hecho destacable de un jugador conquistando tantos trascendentes frente a Peñarol en 3 Liguillas consecutivas.