Make your own free website on Tripod.com

Alberto Santelli fue un definidor incansable

Recordar a Santelli es pensar en Defensor. Pero repasamos papeles y Alberto no aparece siempre, aunque se pasó volviendo a la viola. Se le ve llegando en 1975, campeón de 1976, viajar, volver en 1977 y retornar en 1983 para ganar además la Copa América con la celeste.

Alberto Santelli, goleador nato.

Escribe:Eduardo Gutiérrez Cortinas

Alberto Raúl Santelli Fernández nació el 14 de junio de 1953. Hizo cuatro años en la Escuela Naval y un día se decidió por el fútbol. Empezó en la Quinta de Peñarol, pasó a Central ya con 19 años y volvió a Peñarol. Pensó que llegaba, pues era un delantero ágil, incansable, fuerte, metedor y fue convocado a la selección que luego de cincuenta años ganó en Asunción. Pero había muchos nenes para un mismo trompo. Surgió así la oportunidad de pasar a Defensor. El grupo que formó el profesor de León cambió muchos conceptos e incluso la historia, pues fue campeón uruguayo de 1976 y dirigido trascartón por "Chuleta" Prieto ganó la Liguilla goleando 4 a 1 a Peñarol. El punto oscuro fue que su padre falleció de emoción esa misma noche.

Santelli, ¿cuántos goles violetas? Porque si bien la gente lo recuerda como anotador de Defensor, la mayoría de sus goles está repartida por las canchas de América. En el primer pasaje por Peñarol quedó su marca ( 8 en el Uruguayo de 1974). En 1977, con el Atlético Junior de Barranquilla fue campeón colombiano y en media temporada con La Viola hizo 13. Jugó en Independiente Santa Fe (1979), Peñarol (1980), Independiente Medellín (1982), Defensor (1983, hizo 9), Deportivo Pereira (1984) y Cerro (1985) entre lo más notorio.

Alberto Santelli, trotamundos, tuvo 147 oportunidades de vestir la violeta de acuerdo a la publicación oficial del club, dirigida por el contador Daniel Jablonka en 1993. Pero acota que convirtió 92 goles, lo que lo constituye en el segundo goleador de la octogenaria historia violeta. Le faltaron pocos para cien en esa forma de pasar de largo por Defensor. La mayor marca es de Juan Emilio Píriz, el inolvidable "Guitarrita", que sumó 98, pero cumplió 346 presencias en la cancha, dando un pequeño promedio de 0,24.

Fueron dos ídolos bien diferentes. Defensor era el cuadro de los Píriz, todos de origen duraznense, con Juancito, el olímpico que saludara con el brazo en alto antes de disputarse la final de Ámsterdam (1928) como un símbolo de confianza, su hermano Conduelo, del plantel mundialista de 1930, que defendió apenas 28 veces a Defensor y el sobrino estrella que fue "Guitarrita", con goles desde ambas puntas entre 1932 y 1947. Su hijo Willy llegó a 64 goles en 225 partidos, a un promedio de 0.28.

El promedio de Santelli es de 0,62 y a cantidad de participaciones en la cancha no tiene parangón entre quienes lucieron la violeta. Inadvertido en un tema tan trascendente como es el gol para el fútbol, resulta de recibo reflotar una historia que maldice su falta de continuidad. ¿A cuántos goles pudo llegar Santelli sin ausencias ni lesiones? Es imposible determinarlo, pero bien fácil suponerlo.