Make your own free website on Tripod.com

RUSITO PEREZ

 

Nombre: Diego Fernando Pérez Aguado
Puesto: volante
Edad: 20 años
Fecha y lugar de nacimiento: 18 de MAYO de 1980, en Montevideo.
Estatura: 1,77 metro.
Peso: 81 kg.
Botines: talle 42.
Trayectoria: Defensor (99/2000)
Debut en Primera: 29 de mayo del 99, en Defensor 1- Paysandú 0.

 

Perdido en la cancha de once
"Empecé a los cinco o seis años en el baby, en el Enrique López, que queda en Palermo, a dos cuadras de mi casa. Ahí jugaba mi hermano mayor y siempre lo iba a ver. Arranqué en abejitas, que es la categoría menor e hice todas las demás. En una de las últimas integré la selección de la Liga Palermo. A los 12 ó 13, Julio Greter, un señor que trabajaba para Defensor me llevó a ese club, en donde hice todas las divisiones inferiores. Cuando llegué, era petiso y medio gordito. En baby andaba muy bien, pero cuando pasé a cancha grande no era lo mismo. Los técnicos me empezaron a decir cosas fundamentales que debía saber un volante central. Me hablaban del offside y de relevos".

Reconocimiento gratificante
"Al plantel superior de Defensor me subieron a los 18 años, cuando volví del sudamericano Sub20 de Argentina. Es muy lindo el reconocimiento de la gente cuando llegás. De todos los reconocimientos el que más me gustó fue el que me hizo la gente del Enrique López, que me entregó una plaqueta. Es gratificante que el club donde jugaste de chico se acuerde de vos tanto tiempo después".

El gol más lindo
"Recuerdo uno muy lindo que hice desde afuera de área. Le pegué tres dedos y la puse contra un palo. No recuerdo bien contra quien fue. Fue al empezar una temporada de tercera que hice tres goles en los tres primeros partidos".

Un gol que no fue
"Contra Danubio en el Estadio, Fabián Carini me tapó el que hubiese sido mi primer gol en primera. Fue en el apertura 2000. La pelota quedó picando, le pegué fuerte, abajo, y Carini voló y la sacó contra un palo".

Resultado de baile
"Cuando le ganamos a Peñarol 4–1 en el Apertura 2000 jugamos muy bien pero no fue baile, el resultado tal vez fue mentiroso. Festejamos como locos. Ganarle así a Peñarol, en el Estadio, no es cosas de todos los días".

El pelado Bianchi
"Me gustaría que me dirigiese Carlos Bianchi. Aprecio como juegan sus equipos, y además creo que es un técnico que transmite conceptos claros".

Tiempo libre
"Fuera de la cancha, tengo gustos muy variados. De música, escucho de todo un poco, aunque casi siempre elijo tropical y marcha. En las concentraciones, gasto mi tiempo jugando al PlayStation. Además del fútbol, me encanta el basquetbol. En una época jugué de base en Atenas, club del que además soy hincha, de ir a verlo todas las veces que puedo. Cuando me hago un tiempito, voy a tirar unos tiritos. Aún no he pensado mucho en que haré después del fútbol. Hoy me veo haciendo una carrera bancaria, tal vez algo relacionado al tema computación".

Un partido jugado con el corazón
"El partido que le ganamos a Peñarol en el Apertura 2000 fue espectacular. Terminamos todos muy contentos, el vestuario era una fiesta, estábamos cantando, festejando, y en eso lo veo entrar a mi padre que me dice que el abuelo había tenido un infarto, justo en el segundo gol nuestro, y lo habían llevado a la coronaria, por suerte después se recuperó. El abuelo después me contó que el que lo atendía en la coronaria, sabiendo que yo era su nieto, le iba diciendo, para dejarlo tranquilo, de los goles que iba metiendo Defensor".